Persona cercana, entrañable y de una gran sensibilidad, siempre tuvo en el norte de su brújula a los más necesitados, siendo durante años el responsable de Cáritas Aragón y apoyando constante y firmemente a “su” Caritas Diocesana de Barbastro Monzón, de la que se sentía orgulloso y con la que colaboró activamente hasta sus últimos días.
Desde la Casa del Padre, siga cuidando de nosotros para que no nos flaqueen las fuerzas ni los medios para ayudar a los que más lo necesitan de entre nosotros.
Desde la gran familia de Caritas siempre le tendremos presente. DEP#caritasbarbastromonzón