Junto con nuestras voluntarias, Manolita y Concha, realizamos una actividad de restauración de piezas de cerámica. La actividad consta de diferentes partes, primero se lijan las piezas, se les limpia el polvo y terminamos pintándolas con pintura de colores. Una vez secas, las decoramos con plantillas de flores.

¡El resultado no hay más que verlo!

Quedaron tan bonitas que nuestras voluntarias decidieron llevarlas al mercado de Albalate de Cinca para venderlas