¿Qué debo hacer en caso de sospecha de consumo?

Cuando el padre o la madre o cualquiera sospecha que su hijo o su hija, un familiar o alguna persona próxima, consume drogas o está llevando a cabo conductas que podrían desembocar en algún otro tipo de adicción debe mostrarse comprensivo pero firme. Existen cosas que podrá hacer y otras que no:

  • No acusar (vuestra relación se verá deteriorada)
  • Buscar un momento para hablar sin interrupciones.
  • No abordar el tema en un momento en el que creas que está bajo la influencia de alguna droga.
  • Decidir previamente tu reacción si te dice que consume drogas.
  • Preguntar su opinión sobre el asunto de las drogas, y escucha con respeto cuanto diga.
  • Si crees que miente respecto a su relación con las drogas, intenta no enfadarte; procura plantearte el asunto en términos de eficacia: piensa qué conducta tuya puede ser más útil para resolver el conflicto.
  • Deja bien claro que lo que te preocupa es su salud y su bienestar.
  • Asegúrate de que sabe que estás ahí para ayudarle a superar cualquier dificultad que se le presente.
  • Deja claro qué conductas consideras aceptables, y qué otras no estás dispuestos a tolerar.
  • No recurras a las amenazas; aunque parecen una solución rápida a corto plazo, en la práctica no dan los resultados esperados.
  • Asegúrate de que asume la responsabilidad de sus actos y las consecuencias que de los mismos puedan derivarse.

 

Detección fiable:

  • Existe una manera fiable de detectar si el adolescente consume o no, y es mediante una prueba física.
  • Estos tests se pueden pedir en la farmacia, o bien comprarse por Internet.
  • Hay varios sistemas de detección mediante la orina, la sangre o el sudor (orina y sudor son las más cómodas)
  • El problema, a la hora de utilizar estos métodos, es que supone romper la confianza entre padres e hijo